viernes, 28 de junio de 2019

#Resilienciasocioculturalaplicada

ESPACIO R se sacude el polvo de encima, se vuelve a abrir para pensar y repensar en un espacio que intenta ser generador de resiliencia sociocultural, en un ejercicio activo de pensamiento crítico, abierto y compartido con otros, ya que la capacidad para relacionarnos y expresarnos es la que nos ayuda a resiliar y evolucionar.

La realidad es innegable, es imposible de ocultar. Nos grita en la cara, nos abofetea para que reaccionemos. La pregunta central es que hacemos frente a ella: ¿la negamos? ¿la rechazamos? ¿la minimizamos? ¿la enfrentamos con lucha? ¿reinventamos herramientas para solucionarla? ¿usamos viejas recetas perimidas? o ¿innovamos?
¿De qué realidad estamos hablando? De la realidad de nuestras instituciones educativas.

En este largo transitar, de más de 30 años por escuelas, colegios, institutos, universidades... en fin, instituciones educativas de todos los niveles y modalidades, es imposible de negar la necesidad de encontrar respuestas a preguntas, planteos y replanteos que la tarea educativa nos pone frente a la cara, constante e indefectiblemente. La realidad, siempre la realidad. No pide permiso y cuál ola furibunda que golpea contra a roca, penetra en las instituciones haciendo crujir sus cimientos. A veces entra despacito por una pequeña hendija y va inundando su suelo y sus subsuelos, humedeciendo y pudriendo todo a su paso. En otras ocasiones se lucha incesantemente por no dejarla entrar, cubriendo uno y mil agujeros, sellando cada orificio para que no entre ni una gota. Por un momento, por un descuido se abre una puerta sin pensar y el tsunami se desata.

En la relación con dicha realidad, el mejor momento es cuando se instalan las preguntas, cuando se puede poner en palabras el problema y todos (o algunos) empiezan a interrogarse. ¿Por qué puede considerarse el mejor momento? Porque cualquier pregunta implica una respuesta, y aunque quizás no se la halle nunca, siempre es mejor buscarla e iniciar un proceso de formulación y de reformulación de interrogantes, que garantizan cambios, algunos mínimos, otros máximos, llegando a ser innovaciones.

Como propuesta de camino hacia la reflexión  institucional, la metáfora del rompecabezas puede servirnos en el proceso organizacional de confrontación con la realidad, para crecer y evolucionar desde ella y no contra ella.

La  primera pregunta que se presenta es:  Frente a la realidad,  ¿cómo estamos como institución?
¿estamos súper ordenados y mantenemos dicho orden por sobre todas las cosas, sin cambiar nada? ¿estamos dinamizados y en procesos de cambios? ¿estamos en blanco y vacíos de contenidos y de identidad? o ¿nos estamos derritiendo?




Tenemos que partir de un diagnóstico concienzudo, sincero, abierto a todas las voces y compartido, que nos empuje a reconfigurar conductas, haceres y posturas para que interactuémos con la realidad, de una manera constructiva y resiliente.  Pero, para ello, aparece una necesidad vital: 

 Para hacer de la resiliencia un constructo teórico realmente aplicado, pueden integrarse como miradas 

La mirada procesual del currículum es la que mejor se adapta a el punto de vista de la resiliencia sociocultural aplicada.

La incorporación de la investigación acción en procesos educativos facilita ampliamente el logro de metas y objetivos, constituyendo un procedimiento que permite encarar los procesos de forma plástica, colaborativa y constructiva.
 De esta manera, los procesos son dinámicos y generadores de nuevas experiencias y saberes, que retroalimentan el crecimiento profesional e institucional, siempre desde una cultura colaborativa, basada en una interacción interpersonal y resiliente.
 La evaluación es fundamental en el camino. Debe ser constante, permanente y ocasión de la elaboración de conclusiones parciales y finales, que impliquen cambios sustanciales y duraderos en pos de la evolución y crecimiento. El pensamiento crítico, el respeto mutuo y la plasticidad creativa son esenciales.
 Así la organización, podrá pensar en un "Nosotros" que no deje a ningún protagonista afuera y que inaugure nuevos espacios colaborativos.

Y aquí resultan fundamentales los tres verbos que Graciela Frigerio (2004) nos propone incorporar:

 http://nuestraescuela.educacion.gov.ar/bancoderecursos/media/docs/bloque03/4_El_trabajo_del_director_y_el_proyecto_de_la_escuela.pdf.pdf
 No tenemos que olvidarnos de esta pieza del puzzle: YO, ya que los procesos individuales de resiliencia favorecerán los colectivos.

Este material esparte fundamental de las formaciones sobre resiliencia sociocultural aplicada realizadas en distintos ámbitos: capacitaciones institucionales, congresos, etc. La última conferencia realizada en el marco del Seminario "Resiliencia una alternativa para con-vivir" organizado por CEANIM y la UBO en Santiago de Chile, el 21 de junio del 2019, constituyó la participación activa en un espacio sociocultural para aprender e interactuar.
 https://www.facebook.com/espacio.resiliencia


#resiliencia #resilienciasociocultural #resilienciaaplicada #resilienciasocioculturalaplicada