martes, 30 de diciembre de 2014

Fin de año... fin de algo... comienzo de mucho...

La resiliencia como mirada nos impulsa y nos exige mirar la vida de manera distinta. La idea no es centrarse solamente en la adversidad ni en lo positivo con lo que se cuenta.

Terminar un año, cerrar un ciclo, hacer balances, deben implicar fundamentalmente a nuestro pensamiento crítico. Es imposible que algo sea enteramente terrible o íntegramente perfecto... ambas posturas muestran una limitación para leer la realidad.

Seguramente el vivir y atravesar situaciones infelices es doloroso, pero en tanto y en cuanto uno no se eleve por sobre ellas y se pueda visualizar qué oportunidades ofrecen no les daremos sentido.

Por eso no despidamos al 2014 con tristeza por dejar un año muy feliz o muy triste, Pensemos en el pasado como fuente de sabiduría y en el futuro como trampolín para un salto a algo diferente... todo es posible, nada es imposible...

Qué nuestras ideas se transformen en instrumentos de cambios verdaderos!!!!

Feliz fin y feliz inicio!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario