sábado, 29 de marzo de 2014

Palabras y resiliencia... Capacidad para expresarse y comunicarse.


"Una de las escasas cosas que en la vida deparan auténtico descanso es la sensación de que nuestra palabra ha llegado a la atmósfera que le corresponde y puede obrar allí; así como, por el contrario, uno de los sentimientos más atroces y desoladores nace de la condición  del hombre a quien sus propias palabras retornan siempre sin haber hallado puerto, como aves rechazadas y nefastas. Cuando nuestras palabras encuentran empleo, la parte más viva de nuestro ánimo recobra su disponibilidad, se mueve, nos anima, se pone a recrear y nosotros mismos nos movemos y recreamos. 
                                                                                Eduardo Mallea.                                           (en "La bahía del silencio", capítulo XVII)


No hay comentarios:

Publicar un comentario