martes, 7 de julio de 2009

Gripe, el mejor antídoto: la resiliencia.

Frente a la situación sanitaria que Argentina está viviendo, nuevamente, la resiliencia se presenta como un camino posible...

Sobre todo la resiliencia sociocultural, esa capacidad para sobrellevar las adversidades desde lo colectivo, que desarrollando principios movilizadores, nos permite adaptarnos activa y positivamente a la realidad. Entre estas fuerzas generadoras de resiliencia, contamos con los valores compartidos, la solidaridad, la salud, el aprecio por los pares, la capacidad para relacionarnos y expresarnos, nuestra cultura, con sus tradiciones, juegos, historias, leyendas...

La antítesis de la resiliencia es el aislamiento. Cuidemos de nosotros, a nuestras familias y a los demás, aislándonos desde lo físico, pero no desde lo afectivo y lo social, resignifiquemos las herramientas tecnológicas para comunicarnos, para expresarnos, no sólo como hábitos automáticos, carentes de contenidos importantes.

Las nuevas pautas de vida y los cuidados pueden convertirse en una oportunidad para reencontrarnos con actividades que hace mucho que no disfrutábamos. Pasemos del "Yo" al "Nosotros", "Nosotros somos... Nosotros podemos... Nosotros estamos... Nosotros tenemos..." Completemos esta lista con lo más positivo.

Las adversidades nos permiten siempre encontrar nuevos recursos o redescubrir algunos que teníamos olvidados y encontrar a nuestros tutores de resiliencia. Busquemos, miremos...

Y los adultos también repensemos nuestros roles como "otros significativos" de nuestros chicos y jóvenes. Ofrezcamos nuevas oportunidades para el diálogo y la reflexión, contando con los valores que nos unen.

"Yo puedo... Nosotros podemos..."

“La resiliencia nos invita a buscar salidas más allá del determinismo, sea innato o adquirido, para abrir el campo de la creatividad y de la libertad.” Paul Bouvier (2003)

No hay comentarios:

Publicar un comentario